Mi Afición

Carlos Cristóbal

Pasión por la cunicultura

Hola, mi nombre es Carlos Cristóbal y soy de Tineo, una villa situada en el occidente asturiano donde tengo mi pequeña explotación de conejos de raza pura, mi afición a los conejos comenzó a la temprana edad de diez años cuando acudía al mercado que se celebraba semanalmente en mi localidad para ver y adquirir alguno de los conejos de raza común que allí se podían encontrar. En aquella época no existían aun las jaulas industriales ni tampoco disponía de dinero para poder comprar madera y hacerlas yo mismo por lo que no me quedaba otro remedio que tenerlos en el suelo, tampoco conocía el pienso granulado ni me lo podría permitir por lo que les daba lo que se podía encontrar por el campo, incluso les llegue a dar ramas de álamo que según comentaban eran muy buenas y no costaban dinero

Más adelante cuando el mercado empezó a evolucionar con la llegada de las jaulas industriales y los piensos me dediqué a la cría de conejos híbridos de varios tipos destinados para carne, fue en esta época cuando abrió el matadero llamado Lapin que regularmente pasaba a recogerme los animales, pero pronto me di cuenta de que lo que realmente me gustaba no eran los híbridos para carne sino las razas puras, por este motivo me puse en contacto con criadores catalanes que en esos momentos disponían de varios tipos de razas puras y de muy buena calidad, al mismo tiempo también me iban facilitando información del manejo y las enfermedades aprendiendo a tratar muchos de los problemas que podían aparecen, la verdad es que fue muy útil y me sirvió en lo sucesivo. Esto sucedía hacia el año 1970 y desde esa fecha me dedico únicamente a las razas puras.

En este momento dispongo en la explotación de unas ocho razas puras, en el caso de los gigantes tengo el Flandes, Español, Mariposa y Belier luego en las razas medianas tengo la Liebre Belga, Leonado Borgoña, Rex tricolor y también el Azul de Viena.